La historia de Gary Starkeweather, el inventor de la impresora laser

Un ingeniero, Gary Starkeweather, quien inventó la impresora laser, murió el 26 de diciembre de 2019 en un hospital, en Orlando, Florida. Tenía 81 años de edad. Su esposa, Joyce, indicó que la causa de su muerte fue la leucemia.

El ingeniero Starkweather trabajó como ingeniero junior en las oficinas de la corporación Xerox, en Rochester, Nueva York, en 1964.

Muchos años después de que la compañía hubiese introducido las fotocopiadoras a las oficinas estadounidenses, él empezó con un proyecto: una versión que pudiese transmitir información entre dos fotocopiadoras distantes.

Starkweather decidió que la mejor manera de hacer esto era usando la precisión del laser, otra invención reciente, la cual usa luz coherente para transferir imágenes al papel.

Pero entonces tuvo una mejor idea: en lugar de mandar imágenes a un documento en papel de un lugar a otro, ¿qué tal usar la precisión laser para imprimir imágenes desde una computadora directamente?

Gary Starkeweather

«Lo que tienes que hacer no es solamente ver la canica», dijo en una plática en la Universidad del Sur de Florida, en el 2017 «, tienes que ver el ángel dentro de la canica».

Pero su idea no fue bien vista por su jefe, pues la empresa hacía copiadoras. En algún momento, se le indicó a Starkweather que si no detenía ese proyecto, se quedaría sin equipo de trabajo.

«Si tú tienes una buena idea, puedes apostar que a alguien no le gustará o te dirá que no es buena idea», comentó el ingeniero en 1997, en una conferencia que dio en el Museo de la Computación, en Mountain View, California.

Sin embargo, Starkweather logró cambiarse a un nuevo laboratorio de investigación en el norte de California, en donde un grupo de visionarios estaba desarrollando lo que serían las tecnologías digitales más importantes en las siguientes tres décadas, incluyendo la computadora personal.

Conoce a Randy Hyde, uno de los pioneros del cómputo

En el Palo Alto Research Center, (PARC) de Xerox, Starkweather construyó la primera impresora laser en menos de 9 meses y para la última década antes del 2000, su invento estaba en muchísimas oficinas alrededor de todo el mundo.

«Seguimos usando el mismo mecanismo fundamental para imprimir miles de millones de páginas por día», comentó Doug Fairbairn, uno de los que dirigen el Museo de la Historia de la Computación, quien trabajó con Starkweather en PARC. «Todo fue idea de Gary», dijo.

Ingeniero desde muy pequeño

Gary Keith Starkweather nació el 9 de enero de 1938 en Lansing, Michigan. Fue hijo único. Su padre tenía un diario local y su madre era ama de casa.

Su casa estaba cerca de una tienda en donde había toda clase de desechos electrónicos, radios, máquinas lavadoras, partes de auto, etcétera, en donde el pequeño Gary las armaba y desarmaba pensando siempre en nuevas ideas. Vamos, ya tenía dese pequeño una mente ingenieril.

«Mientras no destruyera la casa, se me permitía hacer lo que quisiese», dijo en una entrevista en el 2010.

Starkweather estudió física en la Universidad Estatal de Michigan, en donde conoció a Joyce Attard, una estudiante de enfermería. Se casaron en 1961 y se mudaron a Rochester para trabajar en Bausch & Lomb, que en ese entonces hacía lentes de contacto, cámaras, microscopios, etcétera. De ahí eventualmente se cambio a Xerox.

Starkweather y su mujer se mudaron a PARC después de haber visto un anuncio del nuevo laboratorio en un boletín interno. Gary le hablo a su mujer para consultarle la posibilidad de irse a California. Su respuesta fue: «tendré todos los muebles en la calle para cuando llegues a casa».

Se crea un nuevo premio en la ACM en honor a Chuck Thacker

Dos inventos paralelos

Mientrasw Gary Starkweather desarrollaba su impresora, sus nuevos colegas construían la computadora personal que la usaría. Esta fue la máquina Alto, la que fue al final de cuentas el modelo a seguir por Windows y la interfaz de la Mac.

«Una de las metas de Alto era construir una computadora que pudiese manejar imágenes y ser lo suficientemente flexible para hacer toda clase de trabajo artístico», dijo Butler Lampson, quien fue fundador del proyecto Alto.

«Fue posible hacer esto en la pantalla y Gary hizo lo necesario para que la información de la pantalla se pusiese en papel».

Para mediados de los años 1970s, la impresora de Starkweather podía conectarse a toda la red de Altos, imprimiendo documentos en todo el laboratorio a razón de una página por segundo.

5 increíbles formas de imprimir fotografías desde tu celular

Cuando el laboratorio se separó en dos edificios, un colega construyó un sistema para transmitir los trabajos de impresión de un edificio a otro de forma inalámbrica (lo cual ya es notable).

«Un documento de 60 páginas podía imprimirse en el tiempo que tardaba caminar hacia la impresora», dijo Alan Kay, otro investigador clave en PARC, quien ayudó a diseñare los tipos de letras usados en la impresora. «Nadie había tenido esta experiencia antes», comentó.

Muchos años después, Starkweather dejó Xerox y se fue a Apple primero y luego a Microsoft .

En 1997, cuando aún estaba en Apple, dio un discurso sobre el crecimiento de la impresora laser. A todo esto, la primera impresora laser que vendió Xerox, costaba 5 mil dólares. Hoy, la tarjeta «madre» que usan las impresoras laser cuesta unos 38 dólares, lo que ha hecho que esta tecnología esté al alcance de todos.

La entrada La historia de Gary Starkeweather, el inventor de la impresora laser se publicó primero en Unocero: Especialistas en tecnología y estilo de vida digital.

Etiquetado: / / /